¿Algo esta mal en mi?

¿Algo esta mal en mi?

Hay hombres engañando a grandes mujeres a diario

que un hombre sea infiel, tiene que ver más con el tipo de hombre que es él,

que con el tipo de mujer que eres tú.

Y

viceversa

Chicas, chicas cuando llegamos a vivir ese terrible momento en que nos sabemos engañadas y traicionadas por nuestra pareja, irremediablemente vienen una lluvia de preguntas en nuestra cabeza: ¿A qué hora?, ¿Cómo?, ¿Quién es?, ¿Qué paso?, ¿Es bonita?, ¿Cómo no me di cuenta?, pero la más tormentosa de las preguntas es:

¿Qué hice mal?

¿En qué me equivoque?

Quizá nada este mal en ti, lo más probable es que nada este mal en ti.   Si bien, es cierto que en las relaciones el pastel se reparte en dos, esas dos partes no siempre son iguales.

Los planes y sueños a veces cambian.

Somos humanos, nos equivocamos, es muy difícil llevar una sana convivencia diaria, pero nada es imposible y menos si hay amor, interés, todos tenemos defectos, pero hay algo que se llama comunicación que resulta ser la base de todas las relaciones humanas, comprendamos que esa es la base del todo, debería resultar sano y normal que compartiéramos nuestras inquietudes, deseos, sueños, intereses, en fin, todo eso con nuestra pareja.   Si hay la verdadera confianza entre la pareja pueden libremente expresarse y deben hacerlo aún más cuando sienten que algo no está del todo bien, por ejemplo, sería muy importante decirle a la pareja que de pronto se tienen ciertos intereses, o incluso cuando se siente que algo anda mal, muchas cosas pueden ser dichas sin afectar la relación y darle solución, pero hay otras muy complicadas de manejar, difícilmente una persona le dirá a su pareja que alguien más esta moviéndole el tapete, pero deberíamos.

Alguna vez cuando me iba a casar, ya saben debe uno ir a las famosas platicas pre-matrimoniales, nos tocó un sacerdote muy agradable, amable y sabio.  Preguntó: ¿Cómo puede una pareja ser feliz?, todos respondimos que siendo felices nosotros podríamos hacer feliz a nuestra pareja, él nos explicó que es todo lo contrario que si queremos que una pareja funcione SIEMPRE deberemos de pensar primero en nuestra pareja, si cada miembro de la pareja se dedica a hacer feliz al otro, será una pareja exitosa.  El amor requiere de no ser egoísta, de hecho, cuantos no hemos dicho alguna vez “soy feliz, si tú eres feliz”.  Desde luego esto solo ocurre en Disney, lamentablemente en nuestra sociedad y en la vida real son pocas las parejas que lo logran, pero si las hay y me consta.

Quizá te autoevalúes y notes que tus grandes errores eran ser celosa, distraída, enojona, y que quizá no quisiste hacer algo en alguna ocasión, pero que en general eras una extraordinaria pareja, que le consentías, lo cuidabas, atendías y amabas con dedicación, que tu mundo era tu familia y nada más, ¿sabes? Los seres humanos somos tan estúpidos que tal vez, ese fue tu error, haber dado tanto que dejaron de apreciar tu presencia y tus esfuerzos, lo valioso de tu esencia, y te convertiste en alguien invisible e inapreciable por que dar de más, puede también ser un error.

Pero aquí lo importante es que sepas que puede ser que tú seas la mujer maravilla, el tesoro perdido, puedes haber sido perfecta, bueno casi perfecta, y aun así tu pareja podría fallarte.  Puedes ser la más bella, la más inteligente, la mejor esposa y madre, la mejor compañera, la más divertida, la mejor de lo mejor.   No importa, si un hombre no te quiere, no te aprecia o no te valora igual te traicionara, igual te cambiara por otra. 

Cuantas veces no hemos visto sobretodo en el mundo de la farándula, que engañan a mujeres de ensueño, con unas mujeres que no son ni la sombra de la pareja oficial.   Mujeres que, aunque sean verdaderamente hermosas de rostro y cuerpo, pero sobretodo internamente, aun así, las engañan, aunque tengan a la mejor mujer por alguna extraña razón los hombres se olvidan de lo que tienen a un lado y se enfocan en lo que hay afuera.

Quizá si fallamos, y habría que hacer un análisis de nuestro proceder, quizá no supe escuchar, quizá era egoísta y él no me importo, quizá estaba demasiado ocupada en mis proyectos, quizá no quise hacer fantasías que a él le interesaban, hay muchos miles de quizá que se resuelven hablando, comunicándose, pero hay otros miles de quizá que simplemente no justifican por nada una traición, de hecho NADA la justifica, pues si no estoy contento lo digo, si no hay arreglo me voy, y solo después, comienzo una nueva relación.  Pero, iniciar una relación con otra persona teniendo pareja DE NINGUNA manera es justificable.

No estas loca, y no es culpa tuya.

No todos los hombres hacen lo mismo, ni en las mismas dimensiones, y también hay aquellos, muy raros, que terminan una relación antes de fallar, o aquellos que son extraordinarios esposos, padres que quizá caigan en la tentación alguna vez en la vida pero que es excepcional y nunca nadie lo sabe, ni vuelven a caer, hay quienes por una ocasión pierden la cabeza y se van y hay quienes la pierden en cada esquina con cualquier persona que se les pone enfrente.

Lo que es una realidad es que una relación es de dos, la comunicación y el respeto debe existir mientras estén juntos, lamentablemente esto no siempre es así.

Si tienes que analizarte, retroalimentarte y mejorar, es normal, es de humanos en crecimiento interno, pero a pesar de cualquier error que tu hayas cometido, el error de la deslealtad y la traición no son justificables y en la mayoría de los casos tampoco perdonables porque esos no son errores, son decisiones.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )